Cumbia del Peru

Tu portal de cumbias

Facebook
RSS

	 miniserie , farándula peruana , romance , La Faraona , Gerardo Zamora , Alejandra PascucciAlejandra Pascucci encontró el amor al lado de Gerardo Zamora al grabar la miniserie y dice que es su “cuy power”.

Ella no tiene una “escobita” a su lado ni un “canalla”, a quien le da ’30 segundos” para decirle “arranca nomás, cholito”. Al contrario, Alejandra Pascucci, quien da vida a “La faraona”, encontró el amor en Gerardo Zamora (quien personifica a César Aguilar), al grabar la miniserie, y dice que su “cholito power” cuando la mira, la “desarma”.

Es tu debut actoral y encuentras el amor.

Sí, aunque siempre hay que tener un ojo abierto y el otro cerrado. En mi caso, me cuesta un poquito más creer todo lo que me dicen porque soy mamá y no tengo 20 años.

¿No te dejas “florear”?

No. En ese aspecto, soy bien verde. Con Gerardo se están dando las cosas de a poquitos, recién tenemos nueve meses. Si el amor me sigue acompañando, bienvenido.

¿Y cómo hizo Gerardo para romper esa barrera?

Él conquistó mi corazón día a día y me demuestra su amor con cosas pequeñas e importantes para mí. Además, tiene buena química con mi hijo (Gian Paulo), sino ya le habría dado forata (risas). Igual no quiero adelantarme y decir que es el hombre de mi vida. Ahorita estoy enamorada y siento que es la persona con quien me gustaría compartir un futuro.

¿Has visto sus novelas?

Alucina que no (risas)…

¿Se conocieron durante las grabaciones de “La faraona”?

Sí. En realidad, hubo un primer contacto por Facebook. Él dio el primer paso y me envió un mensajito. Ya cuando nos conocimos personalmente, sentí algo. Me dije: son los nervios o el entusiasmo de saber que iba a compartir escena con él, pues es un actor de trayectoria. No sé, fue una mezcla de sentimientos. Después descubrí que había una magia.

¿Ya viven juntos?

No, tratamos de estar el mayor tiempo posible juntos. A veces se queda en mi casa, porque vive en el Rímac, pero oficialmente no convivimos.

*¿Y cómo es él? *

Es muy colaborador, pero a la vez muy práctico, y para mí esa es la parte negativa. Yo soy más perfeccionista, no me confío mucho de la gente. Él es muy confiado, por ahí se generan las discusiones.

¿Celoso?

Nada. Al menos, no lo demuestra.

Físicamente, ¿qué es lo que te atrajo de él?

Sus ojitos. Tiene ojitos nobles, porque él es así. En su mirada transmite esa buena alma que tiene, por eso cuando me mira, me desarma (risas). Y su sonrisa es transparente. Y, bueno, ahora que hace ejercicios está agarrando cuerpo, porque era muy “telaraña” (risas).

¿Es tu cholo power?

Sí, es mi “cholito power”, mi “cuy power” (risas)” a mí me gusta. Estoy encantada con él

Gerardo, ¿y a ti qué es lo que te gusta de Alejandra?

Más allá de la belleza física que salta a la vista, lo primero que me conquistó fue su energía, la personalidad que tiene y su espíritu alegre. Es una gran mujer, gran madre y conserva muchos valores. Es una chica tranquila de su casa, dedicada a su hijo y trabajo, y para un hombre eso es muy importante en una proyección de pareja.

¿Han tenido broncas?

Discrepamos como cualquier pareja, pero haciendo un balance general rescato que, en las cosas importantes, siempre estamos de acuerdo y mientras el amor esté ahí, creo que todo se puede ir superando, puliendo y mejorando.

Ella dice que eres muy atento.

Los hombres, más que con el físico, con los detalles terminamos de ganarnos el corazón de una mujer, y ya te empiezan a ver lindo (risas).

Alejandra se queja de que no la celas…

De nada sirve estar encima de tu pareja, porque cuando uno quiere sacar los pies del plato, igual lo hace.

Alejandra, hablando de otra cosa, ¿qué te parecen los comentarios de Marisol?

Ella debería contribuir a la promoción de la serie, destacar el trabajo de Efraín Aguilar. Finalmente, es la vida de ella, no la mía. No soy Marisol ni pretendo serlo. Soy Alejandra, tengo mi propio estilo, voz. Es cierto que hay más gente que me está conociendo por la miniserie, pero no es por ella. Lo que puedo decirle es que Dios la bendiga y que cuando te pegan una cachetada, hay que poner la otra mejilla, y yo pongo las cuatro (risas). No, mentira… que le vaya bien.

 

Fuente: Diario Trome

Be Sociable, Share!
TUS COMENTARIOS